Inicio Reseña Historica
Bienvenidos a la portada
Correo Imprimir PDF

RESEÑA HISTORICA

 

Como instrumento popular para buscar soluciones a la crisis social y económica que vive la región Sur occidental de Colombia, ante las políticas estatales capitalistas que se imponen ahondando la crisis para los sectores populares en esta región, en noviembre de 1999 se realiza la Primera Movilización del Sur occidente Colombiano, expresión legitima de protesta social en la que miles de campesinos, indígenas, afro descendientes, educadores, viviendistas y estudiantes, mediante el bloqueo de la vía panamericana obligaron al Estado Colombiano a instaurar una mesa de negociación y a suscribir un acta de negociación de esta victoriosa lucha.

 

A raíz de esta acción política práctica del pueblo, el Estado Colombiano en diciembre de 1999 desata una arremetida sin precedentes a través del fortalecimiento, consolidación y desarrollo de la política y accionar Narco paramilitar en la región, como forma de castigar y reprimir la movilización social y acondicionar zonas de interés para el desarrollo de megaproyectos. En ese escenario de resistencia y lucha popular, al seno de la “Coordinación de Organizaciones  Populares del Sur occidente Colombiano”, en el año 2000 surge la propuesta Política Organizativa de Red de Derechos Humanos del sur occidente Colombiano, como proceso alternativo de resistencia, protección, formación, prevención y denuncia en materia de Violaciones al DIDH. 

 

Fue en agosto de 2001, cuando se decidió adoptar el nombre y reivindicar la memoria de FRANCISCO ISAIAS CIFUENTES, educador y líder popular asesinado en Popayán por Paramilitares el 26 abril de ese año. Este educador y líder campesino de Cajibio –Cauca junto con su esposa Leydi María Fernández fueron asesinados por dedicar su vida al trabajo comunitario y por participar en la Primera  Movilización del Suroccidente Colombiano.

 

El 16 de Septiembre de 2002, campesinos, estudiantes, destechados y otros sectores populares del Cauca y del país en un número que superó los ciento cincuenta mil manifestantes hicimos la primera gran protesta contra el régimen de Uribe Vélez, la cual fue reprimida brutalmente por las Fuerzas Armadas Estatales, violando el DIH, al operar contra la población indefensa, con prácticas que están prohibidas incluso en contiendas entre ejércitos regulares como es la quema y envenenamiento de alimentos y suspensión del abastecimiento del agua  para hacer rendir por hambre y sed al opositor.

 

En mayo de 2006, más de ciento veinte mil campesinos, indígenas, afro descendientes, educadores, viviendistas y estudiantes, realizamos la movilización popular del suroccidente Colombiano, en los departamentos de Valle, Nariño y Cauca, mediante bloqueos esporádicos de la vía panamericana, la cual fue brutalmente reprimida a sangre y fuego por el Estado Colombiano, dejando un saldo de muertos, desaparecidos y desarraigados, que no ha sido establecido y una mesa de negociación entre las comunidades del Departamento de Nariño en la cual el Estado Colombiano ha incumplido todos los acuerdos.

 

En Octubre de 2007, miles de campesinos, indígenas, afro descendientes, educadores,  viviendistas y estudiantes, realizamos la movilización popular en el suroccidente Colombiano, en el marco de la Movilización nacional Agraria y Popular, convocada por la Coordinación de Organizaciones Agrarias y Populares de Colombia. En la cual mediante bloqueos esporádicos de la vía panamericana y concentraciones en campos y ciudades fuimos brutalmente reprimidos por el Estado Colombiano, el cual dando trato militar a las comunidades movilizadas reprimió a sangre y fuego las diferentes acciones, sin miramientos a ningún ordenamiento nacional o internacional y haciendo gala de la mayor brutalidad imaginable.

 

En Octubre de 2008, nuevamente miles de campesinos, indígenas, afro descendientes, educadores, viviendistas y estudiantes, realizamos la movilización popular en el suroccidente Colombiano, en el marco de las Jornadas de Movilización nacional de Octubre. En la cual mediante bloqueos esporádicos de la vía panamericana y concentraciones en campos y ciudades nuevamente fuimos brutalmente reprimidos por el Estado Colombiano, el cual dando trato militar a las comunidades movilizadas reprimió a sangre y fuego las diferentes acciones.

 

La Red FIC viene trabajando como parte de las mismas organizaciones, ha venido construyendo conocimiento y estructura, formándose y creando mecanismos, con las mismas comunidades para apoyar procesos de autonomía integral de los sectores populares.

 

Nuestro presente

 

En la actualidad la Red DH FIC, es una comisión permanente de trabajo del PUPSOC y está conformada por delegados de organizaciones campesinas, indígenas, estudiantiles (secundaria y universitaria) de afros descendientes, sindicales, de viviendistas, de vendedores ambulantes, desempleados y barriales, que hacen parte de las coordinaciones departamentales del PUPSOC en los Departamentos de Valle, Cauca y Nariño. La Red de DH FIC viene desarrollándose y actuando de forma práctica para resistir y avanzar en procesos en beneficio de las comunidades, en los diferentes episodios en los que el Estado Colombiano, obedeciendo a las políticas capitalistas neoliberales, desarrolla acciones de terror que atentan contra el pueblo colombiano, haciendo uso arbitrario de sus fuerzas armadas regulares o utilizando su estrategia terrorista-Narco paramilitar.

 

Somos un proceso político organizativo que día a día construye senderos de vida desde las comunidades y sus organizaciones, con respeto a cada  organización y comunidad de los diferentes sectores sociales de la región, y de estas con las del nivel nacional y demás pueblos del mundo, en un proceso que  se enriquece a partir del trabajo, del pensamiento, la discusión y el análisis que se traducen en conclusiones y decisiones colectivas.

 

Consideramos que los niveles político organizativos dirigido a la transformación del sistema económico, político y social que subyuga a la mayoría de Colombianos y la capacidad de acción del PUPSC, son parte de los elementos por los cuales la Organización, sus dirigentes y sus bases populares se han  convertido en objetivo militar y de guerra sucia por parte de los paramilitares y de los organismos de seguridad del Estado condenándose así el derecho a la organización, a la  libertad y a la vida. Un plan de aniquilamiento y exterminio que se refleja en múltiples  violaciones  al Derecho Internacional de los Derechos  Humanos.

 

El Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano coordina esfuerzos organizativos hacia el fortalecimiento y cohesión de la Red de Derechos Humanos “Francisco Isaías Cifuentes” como una de las formas de enfrentar la crisis de Derechos Humanos que se vive en la región, y diseñar mecanismos políticos de prevención y protección de las comunidades en riesgo. 

 

 

 

GALERIA IMÁGENES, VIDEOS Y SONIDO